Fobia social o trastorno de ansiedad social: algo más que timidez.

  • 0

Fobia social o trastorno de ansiedad social: algo más que timidez.

¿Qué es la fobia social?

Todos conocemos la sensación de inquietud o de incomodidad delante de una situación social, al tener que exponer delante de una gran cantidad de gente o al conocer personas nuevas. Hablar en público o entrar en una habitación llena de desconocidos no es precisamente emocionante para todos, especialmente para las personas tímidas o introvertidas, pero la mayoría de la gente puede exponerse a ello y soportarlo.

Sin embargo, para las personas con un trastorno de ansiedad social (también conocido como fobia social) el estrés que genera estas situaciones es tan difícil de gestionar que podrían llegar a evitar todo contacto social para no tener que exponerse a estímulos que otras personas consideran “normales”. Estas personas incluso pueden tener dificultades para entender cómo otras personas pueden manejar estas situaciones tan fácilmente.

Cuando se evitan todas o gran parte de las situaciones sociales, las relaciones personales se ven afectadas, hecho que puede llevar tambien a deteriorar la autoestima, a generar pensamientos negativos que contribuyen al bajo estado de ánimo y a la alta sensibilidad a la crítica.

El trastorno de ansiedad social o la fobia social se caracteriza por un miedo intenso, persistente y excesivo en respuesta a una o más situaciones sociales y es uno de los trastornos mentales más comunes. En el presente artículo te ayudamos a saber si tu silencio social ha ido más allá de la timidez como para que pueda  considerarse objeto de atención por parte de un especialista.

 

¿Cómo diferenciar la fobia social de la timidez?

La timidez es un rasgo de la personalidad más o menos estable a lo largo de la vida, si bien  puede producir algunas limitaciones no es considerada un trastorno, a diferencia de la ansiedad social, que es considerada patológica y objeto de atención clínica. A diferencia de la timidez, la ansiedad social tiene un elevado grado de impacto sobre todas las esferas de la vida de la persona que lo padece, ya sea en su ámbito personal, social como laboral. Otra diferencia es que la persona tímida o introvertida, aunque puede retraerse o evitar determinados entornos sociales porque experimenta cierta inquietud o malestar, esta evitación no está motivada por el miedo, a diferencia del fóbico social.

Así pués, el grado de malestar que produce, la ansiedad anticipatoria que produce el enfrentarse a situaciones sociales temidas y la evitación de las mismas, son características que definen a este trastorno.

fobia social, TOC, obsesionesLa fobia social implica unos niveles muy elevados de ansiedad delante de situaciones sociales que provocan taquicardias, temblores, crisis de ansiedad y otros síntomas de intensidad muy elevada. Otra diferencia es que en la fobia social se da una evitación de situaciones sociales de una manera continuada y persistente, sin embargo la persona tímida, aunque no se sienta segura en dichos contextos, sí es capaz de llevar a cabo una interacción en situaciones sociales, por ejemplo, puede ser que una persona tímida vaya a una fiesta aunque no se sienta del todo cómodo o hable poco, pero el fóbico lo evitará si tiene la ocasión de hacerlo.

Otra diferencia entre personalidad tímida y fobia social es que la primera suele sentir incomodidad o inquietud delante  situaciones o personas concretas,  cuando en la fobia social el miedo es más generalizado. La persona con fobia social presenta un miedo y preocupación tan continuado y de intensidad tan elevada que este problema llega a ser una interferencia en su vida personal y social,  la persona tímida en cambio puede sufrir en un momento determinado a causa de la percepción de incapacidad para relacionarse o de poner límites pero esto no le supondrá una interferencia de manera continuada en su vida diaria.

¿Cuando sucede?

Cualquier persona con fobia social puede experimentar en diferentes contextos el problema: en situaciones en las que tiene que hablar con extraños, cuando tiene que hablar en público, en citas, cuando tiene que mantener el contacto ocular con su interlocutor, cuando tiene que hacer uso de baños públicos, yendo a fiestas, a la hora de iniciar conversaciones, etc.

Puede ser que las dificultades no se manifiesten en todos estos contextos, por ejemplo, dar un discurso puede ser fácil, pero ir a una fiesta puede resultar ser una pesadilla. O podría ser fácil mantener conversaciones individuales pero no entrar en una sala abarrotada de gente.

Todas las personas socialmente ansiosas tienen diferentes motivos para temer ciertas situaciones. Pero en general, se trata de un miedo abrumador a ser juzgados por otros en situaciones sociales, a ser el centro de atención, a sentirse avergonzado o humillado y mostrarlo ruborizándose, sudando o temblando.

Estar personas pueden temer ofender a alguien accidentalmente o pueden tener miedo a exponerse a una situación de conflicto (lo que dificulta a la persona el poder poner límites y defenderse delante de determinadas situaciones).

La ansiedad puede aparecer inmediatamente antes de un evento como antipipación de las consecuencias aversivas que les genera el hecho de exponerse a una situación social determinada o puede manifestarse en forma de preocupaciones ansiosas o pensamientos obsesivos. La fobia social suele aparecer alrededor en la adolescencia y puede estar vinculado a un historial de abuso, intimidación o burlas. Los niños tímidos también tienen más probabilidades de convertirse en adultos con ansiedad social, al igual que los niños con padres dominantes.

La personas con fobia social acostumbran a presentar problemas de concentración o bloqueos delante de situaciones sociales, suelen focalizarse en si mismos sobre todo en los síntomas físicos y también estan muy pendientes de los demás, de lo que puedan pensar sobre ellos por temor a ser rechazados, evaluados o críticados. Muestran una gran preocupación a que las personas de su alrededor se den cuenta de sus síntomas de ansiedad o a que puedan hacer sentir incómodos a los demás.

La parte más difícil y a la vez más importante delante de una fobia social es pedir ayuda. La Psicoterapia basada en la terapia cognitivo-conductual es especialmente útil para tratar la fobia social. La técnicas que se utilizan des de esta corriente psicoterapeutica dan herramientas para cambiar formas de pensar, de comportarse y reaccionar ante distintas situaciones para sentir menos ansiedad o temor, a la vez que aportan herramientas para aprender y practicar habilidades sociales. En el tratamiento de la fobia social es altamente recomendable alternar la terapia individual con la terapia en grupo.

Si crees que puedes presentar un problema de ansiedad social, en JM Psicologia somos expertos en trastornos de ansiedad y podemos ofrecerte terapia psicológica.

 

Judit March

Dra. en Psicología Clínica y Psicoterapeuta.


About Author

Judit March

Dra. en Psicología Clínica y de la Salud. Terapia individual y de pareja.

Leave a Reply

Responsable del tratamiento: Judit March Fuentes. Finalidad: Ofrecer y prestar nuestros servicios y productos. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Los datos no se cederán a terceros, a menos que lo exija una ley o sea necesario para cumplir con la finalidad del tratamiento. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir datos, así como el resto que se explican en la Política de Privacidad.

centro recomendado por:

Judit March Fuentes - Doctoralia.es
Doctuo
Danos tu opinion sobre
Judit March Fuentes Opinar

¿Quieres pedir cita para una primera visita?¿Necesitas más información?