Síndrome postvacacional. Consejos para hacerle frente al estrés y despedirnos de las vacaciones con una sonrisa.

  • 0

Síndrome postvacacional. Consejos para hacerle frente al estrés y despedirnos de las vacaciones con una sonrisa.

 

¿Qué es el síndrome postvacacional? 

El mes de septiembre para muchos resulta ser un mes complicado. Muchos de nosotros, cuando terminamos las vacaciones y tenemos que volver a nuestros puestos de trabajo podemos experimentar síntomas como cansancio, apatía, problemas del sueño, irritabilidad, nerviosismo o falta de concentración.

La vuelta al trabajo después de unas largas vacaciones implica la modificación de las horas de sueño y un cambio en los horarios. Estos síntomas no son más que la consecuencia que el estrés produce en el organismo para asimilar estos cambios.

No sólo los adultos sufren este tipo de estrés, el llamado síndrome postvacacional también puede manifestarse en los niños cuando vuelven a la escuela. Durante el verano, los pequeños rompen sus rutinas, se pasan todo el día jugando, cambian sus hábitos alimentarios y pasan más tiempo en la calle, por lo que ellos también cambian sus hábitos cuando regresan de nuevo al colegio.

la adaptación a la rutina hace que las funciones vitales cambien y que se experimente cierto malestar físico y emocional. No se trata de ningún trastorno, sencillamente se trata de un simple proceso de adaptación a la rutina. Sin embargo, los seres humanos tenemos la capacidad de adaptarnos con rapidez a los cambios, por lo que en pocos días la mente y el cuerpo se habrán adaptado a la nueva situación.

 

¿Cuándo resulta ser un problema?

El verdadero problema aparece cuando la sensación de desánimo para volver a la rutina laboral se alarga demasiado en el tiempo (hablamos de un período de más de dos semanas).

Esto puede suceder en aquellas personas que viven una situación complicada en el entorno de trabajo a causa de una elevada presión o responsabilidad o ya sea por problemas de relación con los compañeros. La insatisfacción en el trabajo también puede acentuar los síntomas propios del síndrome post-vacacional. Muchas personas cualificadas que llevan a cabo trabajos que nada tienen que ver con su formación y que no se sienten valorados en el trabajo también pueden vivir de manera más problemática este periodo de estrés que supone el inicio a las nuevas rutinas tras las vacaciones de verano.

 

Consejos para hacer frente al síndrome postvacacional.

El estrés ha existido siempre y no es más que la respuesta a cambios o situaciones imprevistas, es una situación natural de adaptación a cambios, aunque en la sociedad en la que vivimos, el estilo de vida actual hace que vivamos estresados ​​y hace que las personas se sientan poco gratificadas con el trabajo, lo que ha provocado que la idea de malestar y de pesimismo que acompaña a la vuelta a la rutina se haya acentuado en los últimos años.

¿Qué es aquello que debemos de tener en cuenta para que la entrada de nuevo a las rutinas después del periodo vacacional nos suponga el mínimo de malestar posible, tanto fuera como dentro del trabajo? ¿Cómo podemos evitar el síndrome postvacacional?

  • Disfruta de tu vida social:

Resérvate siempre al menos un momento especial en la semana para tomar un café con los amigos o hacer un paseo al aire libre. Tu trabajo sólo ocupa (o debería ocupar) una parte del tiempo del que dispones durante las 24 horas del día. Cuando termines tu jornada laboral te aconsejo de que dediques el resto del día a estar con la familia o con los amigos o a practicar actividades que te gusten. Si lo haces durante los primeros días, volver a trabajar tras las vacaciones te resultará mucho más soportable.

  • Practica deporte

Se ha demostrado que hacer deporte regularmente contribuye a combatir el estrés, además de ser beneficioso para la salud. Además, te ayudará a romper con la monotonía del trabajo y hará que ganes en energía y en salud.

 

En el trabajo:

  • Organiza tu tiempo:

Es aconsejable que te acerques a la rutina antes de finalizar las vacaciones y que se reanuden de manera progresiva los horarios habituales de alimentación y de sueño. Yo propongo volver a casa unos días antes de que finalicen las vacaciones para organizarse y para evitar que la vuelta al trabajo sea brusca, debe ser algo más progresivo. También considero positivo acompañar la incorporación al trabajo con tiempo de ocio y un poco de actividad física.

  • síndrome postvacacional, psicóloga barcelonaIntenta priorizar:

No intentes afrontar todas las tareas pendientes durante la primera semana, ni en el trabajo ni en casa. Intenta llevar una planificación de las tareas a realizar y comienza por lo más urgente. Descubrirás que el mundo no se detiene por el hecho de que dejes algo para el día siguiente.

  • Márcate objetivos realistas:

Tampoco se trata de que llegues de las vacaciones sintiendo que puedes comerte el mundo. Es bueno fijarse metas, pero estas deben ser realistas.

  • Plantéate nuevos objetivos:

Volver a trabajar tras las vacaciones y pensar que aún te quedan muchos meses para las siguientes sólo incrementará tu síndrome postvacacional. Piensa en los días festivos y fines de semana que puedes aprovechar. Por otra parte, márcate metas y proyectos que puedas hacer a través del trabajo, intentando que éste sea estimulante a pesar de no ser “tu trabajo ideal”.

  • Sé positivo

Acepta el hecho de que ya has tenido tu tiempo para descansar y que ahora toca trabajar tras las vacaciones. Afronta tu responsabilidad e intenta hacer tu trabajo de la mejor manera posible evitando las quejas que sólo sirven para incrementar la sensación de malestar.

El trabajo es una forma de sentirse útil para la sociedad y un proceso de aprendizaje constante. No todo en la vida es trabajar, no somos esclavos del trabajo, acuérdate de que trabajas para vivir y, por supuesto, para poderte pagar las vacaciones que acabas de disfrutar.

Recomiendo tener paciencia para darle tiempo al organismo a adaptarse de nuevo a la rutina y sobre todo evita recurrir a fármacos que reduzcan este estrés, ya que para estos síntomas no son nocivos, no son más que una adaptación a una serie de cambios, simplemente es “la vida”.

Ánimo con la vuelta al nuevo curso lectivo, os deseo a todos ya todas una buena y rápida “adaptación” a las nuevas rutinas.

 

Judit March, Dra. Psicología Clínica y Psicoterapeuta.


About Author

Judit March

Dra. en Psicología Clínica y de la Salud. Terapia individual y de pareja.

Leave a Reply

centro recomendado por:

¿Quieres pedir cita para una primera visita?¿Necesitas más información?